Un estudio independiente presentado en Copenhague aclara alguno de los mitos negativos de esta industria

14 de diciembre de 2009

La industria del pl√°stico ha hecho p√ļblicas las conclusiones preliminares del estudio m√°s completo hasta la fecha sobre el impacto de los pl√°sticos en el medio ambiente. El estudio proporciona una radiograf√≠a clara sobre las emisiones de CO2 y la importancia de los pl√°sticos en la lucha contra el cambio clim√°tico.

El estudio, que ha sido realizado por Denkstatt -una consultora austriaca independiente especializada en el desarrollo sostenible-, aclara alguno de los mitos negativos que habitualmente se han se√Īalado sobre los pl√°sticos. Cabe destacar que el estudio determina que los pl√°sticos s√≥lo representan el 1,3% de la media de emisiones de CO2, comparado con el 9% de la ropa, el 13% de la alimentaci√≥n, o el 18% del ocio.

Otra conclusión muy importante es que los plásticos ahorran entre 5 y 9 veces más CO2 durante su uso y el proceso de recuperación, del que emiten durante su producción. Se espera que este ahorro sea entre 9 y 15 veces en 2020 gracias a los avances en la producción y la mejora de la eficiencia de los productos plásticos.

La sustituci√≥n de los pl√°sticos por materiales tradicionales en aquellos usos que fuera posible, generar√≠a serios problemas en los sistemas de gesti√≥n de residuos, ya que el volumen de todo lo fabricado con otros materiales aumentar√≠a 3,7 veces. Adem√°s producir√≠a un aumento del 50% en las emisiones de gases de efecto invernadero (120 millones de toneladas al a√Īo), y aumentar√≠a el consumo de energ√≠a en un 46%.

El ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero que permite el uso de plásticos es comparable a todas las emisiones de CO2 de Bélgica

El ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero que permite el uso de plásticos es comparable a todas las emisiones de CO2 de Bélgica. Este ahorro representa el 38% del objetivo de reducción que marcaba el protocolo de Kioto para Europa, o el 15% de los 780 millones de toneladas comprometidos por la Unión Europea en 2020. La ausencia de los plásticos en el espectro de materiales impediría a la Unión Europea cumplir con esos objetivos de reducción.

El uso de pl√°sticos permite ahorros energ√©ticos de 2.300 millones de Giga Julios al a√Īo, el equivalente a 50 millones de toneladas de crudo o al contenido de 194 barcos petroleros gigantes.

‚ÄúLo que claramente muestra este estudio es la paradoja de los pl√°sticos: cuanto m√°s se utilizan, m√°s se ahorra‚ÄĚ

Fundamentales en la generación de energías renovables

En el futuro, los materiales pl√°sticos ser√°n fundamentales en la generaci√≥n de energ√≠as renovables, y seguir√°n permitiendo el desarrollo de las nuevas tecnolog√≠as y la reducci√≥n de los recursos utilizados en ellas (MP3 o tarjetas de memoria m√°s peque√Īas). Adem√°s, su uso ser√° muy relevante en √°reas como el aislamiento t√©rmico o la protecci√≥n de los alimentos, con extraordinarios beneficios para los usuarios.

Seg√ļn Wilfred Haensel, director ejecutivo de PlasticsEurope, ‚Äúlo que claramente muestra este estudio es la paradoja de los pl√°sticos, cuanto m√°s se utilizan m√°s se ahorra. El consumo sostenible tiene una importancia vital en las emisiones de CO2, por eso contar con un material que puede ahorrar anualmente la cantidad de petr√≥leo equivalente a 194 barcos petroleros es fundamental. Por estas razones es necesario que tanto los consumidores, como los pol√≠ticos, y los l√≠deres empresariales reconozcan la contribuci√≥n de los pl√°sticos para conseguir los objetivos que salgan de Copenhague‚ÄĚ.

Las conclusiones preliminares de este estudio se han presentado durante una de las jornadas de trabajo de la Cumbre de Cambio Climático de la ONU, organizada por ICC y el Consejo Empresarial Mundial de Desarrollo Sostenible (World Business Council of Sustainable Development). Los resultados del estudio ofrecen una información muy relevante de la industria para la discusión que se producirá en el seno de la Cumbre de Naciones Unidas sobre cómo reducir las emisiones de CO2 en el futuro.